Portada | Mapa del sitio | Contacto

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Enregistrer au format PDF | Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

2 noviembre Conmemoración de los fieles difuntos


“Morir sólo es morir. Morir se acaba. Morir es una hoguera fugitiva. Es cruzar una puerta a la deriva y encontrar lo que tanto se buscaba. Acabar de llorar y hacer preguntas, ver al Amor sin enigmas ni espejos; descansar y vivir en la ternura; tener la paz , la luz, la casa juntas y hallar, dejando los dolores lejos, la Noche-luz tras tanta noche oscura”.

De José Luis Martín Descalzo

HOMENAJE A LOS QUE SE FUERON

A las personas de mi Vida. A las que fueron, son y serán. A quienes me acompañan, me abren sus brazos, y me quieren con generosidad. Así como soy. Con todo lo que soy. La Vida es más bonita, con vosotros/as en ella.

LA CASA DEL PADRE Solemnidad de los Fieles Difuntos 2 de noviembre de 2014

“La misericordia del Señor no termina y no se acaba su compasión; antes bien se renuevan cada mañana. ¡Qué grande es tu fidelidad!” (Lam 3,22-23). Esa confesión de fe que se encuentra en el Libro de las Lamentaciones recoge los dos grandes atributos con los que Dios se presenta a sí mismo ante Moisés (Éx 34,6-7).

El poema recoge los lamentos de un hombre agotado, enfermo, próximo a los umbrales de la muerte. Sin embargo, no cae en el abatimiento y en la desesperación. Aun en esta situación tan difícil, su fe lo ayuda a confiar en el Dios misericordioso y fiel que no olvida a sus hijos.

El texto que hoy se proclama se cierra con unos versos en los que se repiten por tres veces las expresiones relativas a la esperanza. Hermoso ese último verso en el que nos parece descubrir la serena confianza del que sufre sin abandonar su fe: “Es bueno esperar en silencio la salvación del Señor” (Lam 3,26).

EL BAUTISMO Y LA MUERTE

Esta experiencia de la fe en momentos difíciles se hace especialmente llamativa en este día en que recordamos a nuestros hermanos difuntos. En la carta a los Romanos (6,3-9), el apóstol Pablo recuerda la vinculación entre la muerte y el bautismo. Al bajar a las aguas bautismales nos unimos a la muerte de Cristo y a la esperanza de su resurrección.

No es extraño que en la liturgia funeral se hagan presentes algunos ritos que nos recuerdan nuestro bautismo, como el manto que a veces cubre el ataúd, el encendido del cirio pascual, o la aspersión con el agua bendita. Evidentemente, no se trata de magia. Se trata de evidenciar aquello en lo que creemos.

Y creemos que la muerte al pecado nos une a la victoria de Cristo sobre el mal y sobre la muerte. Con razón exclama San Pablo: “Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él”.

PROMESAS DE ESPERANZA

Es necesario insistir: no se trata de magia, se trata de fe. Así lo dice Jesús a sus discípulos en el evangelio que hoy se proclama (Jn 14,1-6): “Creed en Dios y creed también en mí”. El Maestro se compromete con tres promesas que alientan nuestra esperanza:

• Os prepararé sitio. Jesús se refiere al final del camino, al encuentro y la convivencia, el amor y la intimidad. Esas son las imágenes que evocan la felicidad de una vida prometida, que ha de durar para siempre, siempre, siempre. • Volveré y os llevaré conmigo. Al leer estas palabras recordamos a Moisés que, enviado por Dios desde el desierto, vuelve donde sus hermanos para liberarlos y llevarlos consigo hacia el camino de la libertad. Jesús es el nuevo y definitivo liberador. • “Para que donde estoy yo estéis también vosotros”. Jesús había sido anunciado con el título del “Emmanuel”, es decir, Dios con nosotros. En esta promesa, que recuerda las palabras que dirige al ladrón arrepentido, Jesús se compromete a cumplir su nombre: estaremos con Él. - Padre nuestro celestial, escucha las oraciones que te dirigimos por nuestros hermanos difuntos y fortalece nuestra esperanza de participar en tu casa de la gloria que nos ha prometido Jesús, nuestro Señor y Liberador. Amén.

José-Román Flecha Andrés

2 noviembre Conmemoración de los fieles difuntos

« abril de 2018 »
L M M J V S D
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6
 

Próximamente...