Portada | Mapa del sitio | Contacto

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Enregistrer au format PDF | Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

¿De qué me conoces?


Juan 1:45-51

La Palabra de Dios

En aquel tiempo, Felipe encuentra a Natanael y le dice: "Aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret." Natanael le replicó: "¿De Nazaret puede salir algo bueno?" Felipe le contestó: "Ven y verás." Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: "Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño." Natanael le contesta: "¿De qué me conoces?" Jesús le responde: "Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi." Natanael respondió: "Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel." Jesús le contestó: "¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores." Y le añadió: "Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre." Juan 1:45-51 Resume Prayer

Reflexiones sobre la lectura

El Papa Francisco sueña que cada cristiano pueda transformarse en un “evangelizador”. Él quiere que nosotros compartamos la Buena Nueva del amor salvador de Dios por toda la humanidad. Ésta puede parecer una tarea abrumadora, pero Felipe muestra con mucha simplicidad cómo se puede hacer. Su corazón fue tocado por conocer a Jesús, así es que parte a compartir su descubrimiento con su amigo. No discute con Nataniel, pero solo le dice: “Ven y verás”. Nos encontramos con Felipe haciendo lo mismo otra vez, cuando se encuentra con algunos griegos que querían ver a Jesús. Tú puedes rezar: “Señor, dame el conocimiento interior de Tí mismo, que me encienda en llamas con el deseo de compartirte con otros. Aún si no puedo mencionar tu nombre; permíteme siempre ser una buena noticia para aquellos con quienes me encuentre”.

Reflexiones sobre la lectura

San Bartolomé, cuya fiesta celebramos hoy, se encuentra entre los Doce Apóstoles de los Evangelios sinópticos, (Mateo, Marcos y Lucas), pero no es mencionado por el nombre de Bartolomé en el Evangelio de Juan. Él aparece como uno de los testigos de la Ascensión. Hay muchas referencias a él en la literatura no histórica. Nataniel, el que algunos comentadores lo identifican como Bartolomé, se le prometió que así como Israel (Jacob) del viejo Testamento, vio la gloria de Dios en la visión de la escalera, así él (Nataniel), quien es digno del nombre Israel, verá la gloria del hijo del hombre en el milagro de Caná. Nosotros podemos orar hoy por la gracia de ver la gloria del Señor en todo lo que nos rodea. El mundo está cargado con la grandeza de Dios (GM Hopkins)

Reflexiones sobre la lectura

Al comienzo Natanael parece cínico acerca de Jesús. Pero entonces Jesús le muestra a Natanael que Él lo conoce más profundamente de lo que nunca podría haber imaginado. Él lo vio debajo de una higuera. Y el significado de esto es solamente conocido para Natanael. Y como hace Pedro tan a menudo, se arroja a los pies de Jesús profesando la más profunda fe en Él. Hay alguien que realmente, haya visto alguna vez profundamente tu vida personal, de forma que confirme lo mejor de tí, si bien entendiendo lo peor? Ese conocimiento íntimo por parte de otra persona, ¿te construye o te amenaza? ¿Puedes tu permitirle a Jesús que mire en tu vida, y en tu conducta, en todas sus formas, buenas y malas?

Reflexiones sobre la lectura:

Felipe no quería perder el tiempo discutiendo con Natanael. “Ven y ve”, le dijo. Pido para que yo pueda conducir a otros hacia Tí, por la forma en que vivo mi vida. Jesús vio en Natanael una cualidad que lo sorprendió y lo atrajo. ¿Cuál de mis cualidades puede atraer a Jesús?

Reflexiones sobre la lectura

La respuesta de Natanael parece cínica, pero él estaba preparado para ir y ver, como lo había invitado Felipe. Pido para obtener la fuerza necesaria para enfrentar respuestas de rechazo y pedirle a Dios que trabaje gentilmente en los corazones escépticos. ¡Qué hermoso tributo hace Jesús a Natanael! Aquí hay un hombre sin malicia: sincero, fiel y recto ante Dios. Nuestra más profunda identidad radica en nuestra relación con Dios. Señor, voy hacia Tí hoy día. Tú conoces mi corazón, ¿es un corazón sin engaño? “En la presencia de su Gloria, vigila de cerca tu corazón, de manera que tus pensamientos no te avergüencen, porque Él ve las culpas, opiniones y deseos tan claramente como un pelo oscuro en la blanca leche” (Rumi)

Reflexiones sobre la lectura

Mientras más pensamos en Tí, Jesús, más difícil será que creamos que nos amas tal como somos. No tenemos que cambiar nada para Tí. Todo lo que necesitamos es aprender cómo pasar el tiempo en tu Presencia, y dejarte hacer el trabajo de transformarnos. ¿Qué puede haber sido lo que Jesús vio bajo la higuera? ¡Cuáles fueron las acciones o palabras de Natanael que lo impresionaron? Pienso en cómo Jesús me ve bajo las higueras de mi vida, y cómo valoriza lo que puede estar escondido de los demás. Jesús me conoce totalmente, como conocía a Natanael. ¿Qué diría de mí: soy una persona sin falsedad? Natanael, a su vez, llega a conocer a Jesús. ¿Qué título le daría a Jesús si me encuentro con él? ¿Cuán convencido/a estoy de sus conexiones divinas?

¿De qué me conoces?

« octubre de 2018 »
L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4
 

Próximamente...