Portada | Mapa del sitio | Contacto

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Enregistrer au format PDF | Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Jubileo extraordinario de la misericordia


"El Año Santo de la Misericordia". Tiempo de gracia

Word - 247.2 KB
Misericordiae Vultus BULA DE CONVOCACIÓN DEL JUBILEO EXTRAORDINARIO DE LA MISERICORDIA

25 GESTOS DE MISERICORDIA

CATEQUESIS SOBRE LA MISERICORDIA:

OBISPO CADIZ CEUTA 1

OBISPO CADIZ CEUTA 2

RECURSOS SOBRE MISERICORDIA

MEDALLA CONMEMORATIVA DEL JUBILEO

JPEG - 104.9 KB
Medalla conmemorativa del jubileo

PAGINA OFICIAL DEL JUBILEO DE LA MISERICORDIA

Oración del Papa Francisco ante la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro:

«Oremos

Oh Dios, que revelas tu omnipotencia sobre todo con la misericordia y el perdón, dónanos vivir un año de gracia, tiempo propicio para amarte a Ti y a los hermanos en la alegría del Evangelio. Sigue infundiendo sobre nosotros tu Santo Espíritu, para que no nos cansemos de dirigir con confianza la mirada a aquel que hemos traspasado, a tu Hijo hecho hombre, rostro resplandeciente de tu infinita misericordia, refugio seguro para todos nosotros pecadores, necesitados de perdón y de paz, de la verdad que libera y salva. Él es la Puerta, a través de la cual venimos a ti, manantial inextinguible de consolación para todos, belleza que no conoce ocaso, alegría perfecta en la vida sin fin. Interceda por nosotros la Virgen Inmaculada, primer y resplandeciente fruto de la victoria pascual, aurora luminosa de los cielos nuevos y de la tierra nueva, puerto feliz de nuestra peregrinación terrenal. A ti, Padre Santo, a tu Hijo, nuestro Redentor, al Espíritu Santo, el Consolador, todo honor y gloria en los siglos de los siglos».

Oración al Espíritu Santo Para vivir en profundidad el Jubileo de la Misericordia

¡Espíritu Santo, huésped amable de los corazones! Manifiéstanos el sentido profundo del gran Jubileo y dispón nuestro espíritu para celebrarlo con fe, en la esperanza que no defrauda, en la caridad desinteresada.

Espíritu de Verdad, que escudriñas las profundidades de Dios, memoria y profecía de la Iglesia, lleva a la humanidad a reconocer, en Jesús de Nazaret, al siervo de la gloria, el salvador del mundo, el cumplimiento supremo de la Historia.

Espíritu Creador, secreto constructor del Reino, con la fuerza de tus dones, dirige la Iglesia para cruzar con valor el umbral del nuevo milenio, a fin de llevar a las generaciones que vendrán la luz de la palabra salvadora.

Espíritu de Santidad, soplo divino que empuja el universo, ven y renueva la faz de la tierra. Suscita en los cristianos el deseo de la unidad plena, para que sean, en el mundo, signo e instrumento eficaz de unión con Dios y de unidad de todo el género humano.

Espíritu de Comunión, alma y eje de la Iglesia, haz que la riqueza de carismas y ministerios contribuya a la unidad del Cuerpo de Cristo, haz que laicos, consagrados y ministros ordenados trabajen conjuntamente para la edificación del único Reino de Dios.

Espíritu de Consolación, fuente inagotable de alegría y de paz, inspira a la solidaridad con los que viven en la miseria, proporciona a los enfermos el consuelo que necesitan, infunde en los que sufren firmeza y esperanza y, en todos, reaviva el compromiso por un futuro mejor.

Espíritu de Sabiduría, que sensibilizas la inteligencia y el corazón, orienta el camino de la ciencia y la tecnología para el servicio de la vida, la justicia y la paz. Vuelve fecundo el diálogo con los miembros de otras religiones, haz que las diversas culturas se abran a los valores del Evangelio.

Espíritu de Vida, por cuya obra el Verbo se encarnó en el seno de la Virgen, mujer de silencio y de escucha, vuélvenos dóciles a la invitación de tu amor y que estemos siempre listos a acoger los signos de los tiempos que pones en el camino de la historia.

Tú, Espíritu de Amor, con el Padre omnipotente y el Hijo Unigénito, seas alabado, honrado y glorificado por los siglos de los siglos, Amén.

Fuente: Aleteia

APERTURA DE LA PUERTA SANTA

ULTIMAS NOTICIAS 8 DICIEMBRE

1 de septiembre

Carta del Papa

BULA VER AQUI

HIMNO OFICIAL DEL JUBILEO DE LA MISERICORDIA

Oración oficial para el Jubileo de la Misericordia

Señor Jesucristo, tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre del cielo, y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él. Muéstranos tu rostro y obtendremos la salvación. Tu mirada llena de amor liberó a Zaqueo y a Mateo de la esclavitud del dinero; a la adúltera y a la Magdalena del buscar la felicidad solamente en una creatura; hizo llorar a Pedro luego de la traición, y aseguró el Paraíso al ladrón arrepentido. Haz que cada uno de nosotros escuche como propia la palabra que dijiste a la samaritana: ¡Si conocieras el don de Dios! Tú eres el rostro visible del Padre invisible, del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con el perdón y la misericordia: haz que, en el mundo, la Iglesia sea el rostro visible de Ti, su Señor, resucitado y glorioso. Tú has querido que también tus ministros fueran revestidos de debilidad para que sientan sincera compasión por los que se encuentran en la ignorancia o en el error: haz que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios. Manda tu Espíritu y conságranos a todos con su unción para que el Jubileo de la Misericordia sea un año de gracia del Señor y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos y restituir la vista a los ciegos. Te lo pedimos por intercesión de María, Madre de la Misericordia, a ti que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Descripción del logotipo del Jubileo de la Misericordia

El logo y el lema ofrecen juntos una buena síntesis del Año jubilar. Con el lema Misericordiosos como el Padre (tomado del Evangelio de Lucas, 6,36) se propone vivir la misericordia siguiendo el ejemplo del Padre, que pide no juzgar y no condenar, sino perdonar y amar sin medida (cfr. Lc 6,37-38). El logo – obra del jesuita Marko I. Rupnik – se presenta como un pequeño compendio teológico de la misericordia. Muestra, en efecto, al Hijo que carga sobre sus hombros al hombre extraviado, recuperando así una imagen muy apreciada en la Iglesia antigua, porque indicaba el amor de Cristo que lleva a término el misterio de su encarnación con la redención.

El dibujo se ha realizado de manera que se destaque el Buen Pastor que toca en profundidad la carne del hombre, y lo hace con un amor capaz de cambiarle la vida. Además, es inevitable notar un detalle particular: el Buen Pastor con extrema misericordia carga sobre sí la humanidad, pero sus ojos se confunden con los del hombre. Cristo ve con el ojo de Adán y este lo hace con el ojo de Cristo. Así, cada hombre descubre en Cristo, nuevo Adán, la propia humanidad y el futuro que lo espera, contemplando en su mirada el amor del Padre.

La escena se coloca dentro la mandorla que es también una figura importante en la iconografía antigua y medieval por cuanto evoca la copresencia de las dos naturalezas, divina y humana, en Cristo. Los tres óvalos concéntricos, de color progresivamente más claro hacia el externo, sugieren el movimiento de Cristo que saca al hombre fuera de la noche del pecado y de la muerte. Por otra parte, la profundidad del color más oscuro sugiere también el carácter inescrutable del amor del Padre que todo lo perdona. (Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización)

OFICINA DE LAS CELEBRACIONES LITÚRGICAS DEL SUMO PONTÍFICE

NOTIFICACIÓN

CAPILLA PAPAL

ENTREGA Y LECTURA DE LA BULA DE CONVOCACIÓN DEL JUBILEO EXTRAORDINARIO DE LA MISERICORDIA

El sábado 11 de abril de 2015, en la Basílica Vaticana, a las 17.30 horas, el Santo Padre Francisco presidirá las Primeras Vísperas del II Domingo de Pascua, con ocasión de la entrega y lectura de la Bula de convocación del Año Santo de la Misericordia, que comenzará el 8 de diciembre de 2015 y concluirá el 20 de noviembre de 2016.

De la Homilia en la celebración penitencial del 13 de marzo de 2015

Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, he pensado frecuentemente en cómo la Iglesia pueda hacer más evidente su misión de ser testigo de su misericordia. Es un camino que inicia con una conversión espiritual. Y tenemos que andar este camino.

Por eso, he decidido llamar a un Jubileo extraordinario que tenga en el centro la misericordia de Dios. Será un Año Santo de la Misericordia. Lo queremos vivir a la luz de la palabra del Señor: “Sean misericordiosos como el Padre” (cfr Lc 6,36). Y esto especialmente para los confesores, ¿eh? ¡Tanta misericordia!

Este Año Santo se iniciará en la próxima solemnidad de la Inmaculada Concepción y concluirá el 20 de noviembre de 2016, domingo de Nuestro Señor Jesucristo Rey del universo y rostro vivo de la misericordia del Padre.

Confío la organización de este Jubileo al Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, para que pueda animarlo como una nueva etapa del camino de la Iglesia en su misión de llevar a cada persona el Evangelio de la misericordia.

Papa Francisco 13 de marzo de 2015 *********************************************************

LO QUE HAY QUE SABER

El papa Francisco ha anunciado la celebración de un Jubileo de la Misericordia, que comenzará con la apertura de la Puerta Santa de la basílica de San Pedro el próximo 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción, y concluirá el 20 de noviembre de 2016. “Este es el tiempo de la misericordia. Hay tanta necesidad hoy de misericordia, que es importante que los fieles laicos la vivan y la lleven a los diversos ambientes sociales. ¡Adelante!”, afirmó Francisco. Pero, ¿qué es un Jubileo? ¿Qué importancia tiene? ¿Para qué se convoca? En Vida Nueva te ofrecemos las claves para conocer a fondo el Año Santo de la Misericordia. ¿Cuando ha anunciado el papa Francisco este Año Santo de la Misericordia?

Francisco realizó el anuncio en el segundo aniversario de su elección como Pontífice el pasado viernes 13 de marzo, durante la homilía que dio inicio a las 24 horas para el Señor, una propuesta celebrada en todo el mundo para promover la apertura extraordinaria de las iglesias y favorecer la celebración del sacramento de la Reconciliación. ¿Con qué motivo?

Con el Jubileo de la Misericordia, Francisco quiere poner en el centro de la atención al Dios misericordioso que invita a todos a volver hacia Él. El encuentro con Dios inspira la virtud de la misericordia. La apertura del próximo Jubileo adquiere un significado especial ya que tendrá lugar en el 50º aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II (1965), un impulso para que la Iglesia continúe la obra iniciada con el Vaticano II. ¿Qué es un Año Santo?

Consiste en un perdón general, una indulgencia abierta a todos, para renovar la relación con Dios y con el prójimo. De este modo, los jubileos son siempre una oportunidad para profundizar la fe y vivir con un compromiso renovado el testimonio cristiano. ¿Qué significa la expresión “Año Santo”? ¿Es lo mismo que un “Jubileo”?

Para los hebreos el jubileo era un año declarado santo, que ocurría cada 50 años, y durante el cual se debía restituir la igualdad a todos los hijos de Israel, ofreciendo nuevas posibilidades a las familias que habían perdido sus propiedades e incluso la libertad personal. A los ricos, el año jubilar les recordaba que los esclavos israelitas podrían reivindicar sus derechos. La Iglesia católica retomó la tradición del Año Santo con el papa Bonifacio VIII, en el año 1300. Este Pontífice previó la realización de un jubileo cada siglo, para permitir a cada generación vivir al menos un Año Santo. Desde el año 1475, el jubileo ordinario comenzó a espaciarse al ritmo de cada 25 años. Un jubileo extraordinario, en cambio, se proclama con ocasión de un acontecimiento de particular importancia; como en este caso el proclamado por el papa Francisco por la misericordia. ¿Cuantos Años Santos ha habido?

Los Años Santos ordinarios celebrados hasta hoy han sido 26. El último fue el Jubileo del año 2000. La costumbre de proclamar Años Santos extraordinarios se remonta al siglo XVI. Los últimos de ellos, celebrados el siglo pasado, fueron el de 1933, proclamado por Pío XI con motivo del XIX centenario de la Redención, y el de 1983, proclamado por Juan Pablo II por los 1950 años de la Redención. ¿Cuando comenzará y cuando terminará?

Se iniciará en 2015 con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica Vaticana durante la solemnidad de la Inmaculada Concepción (8 de diciembre) y concluirá el 20 de noviembre de 2016 con la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo. ¿Qué importancia adquiere la misericordia para el papa Francisco?

La misericordia es un tema muy sentido por el Papa, quien ya como obispo de había escogido como lema propio miserando atque eligendo. En el primer ángelus después de su elección, el Santo Padre afirmó que: “Al escuchar misericordia, esta palabra cambia todo. Es lo mejor que podemos escuchar: cambia el mundo. Un poco de misericordia hace al mundo menos frío y más justo. Necesitamos comprender bien esta misericordia de Dios, este Padre misericordioso que tiene tanta paciencia” (Ángelus del 17 de marzo de 2013). Además, en el texto de la edición en castellano de la exhortación apostólica Evangelii gaudium el término “misericordia” aparece 29 veces.

SEMILLAS SOBRE LA MISERICORDIA A. Amundarain

LA PUERTA DE LA MISERICORDIA

Documentos adjuntos

Jubileo extraordinario de la misericordia

« mayo de 2017 »
L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4
 

Próximamente...