Portada | Mapa del sitio | Contacto

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Enregistrer au format PDF | Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Mayo para mirar a María


ORIGEN DEL MES DE MAYO

EJERCICIO BREVE DEL MES DE MAYO

A. AMUNDARAIN AQUÍ

SEMILLAS PARA MAYO: Selección de pensamientos de D. Antonio Amundarain sobre la Virgen AQUI

ESPECIAL MAYO MES DE MARIA CATHOLIC.NET

22 Canciones a María AQUI

MARIA, MADRE Y MODELO

Mayo nos regala su primor creatural, su luminosidad, su exuberancia, sus mañanas tempraneras y sus lentos ocasos... Todo ello nos recuerda y nos remite a la gracia y belleza espiritual de la Virgen María, labrada en la fidelidad sencilla y perseverante al SÍ del querer de Dios, educando y aprendiendo de su Hijo Jesús y enfocando su mirada profunda y su corazón compasivo a las necesidades que descubría a su alrededor.

***************************

¿Por qué elegimos mayo como el mes en el que ejercitamos una devoción especial a la Bienaventarurada Virgen María?

La primera razón es porque es el tiempo en el que la tierra estalla en tierno follaje y verdes pastos, después de las severas heladas y nieves del invierno, y la cruda atmósfera y el viento salvaje y las tempranas lluvias de la primavera. Porque los retoños brotan en los árboles y las flores en los jardines. Porque los días se vuelven largos, el sol nace temprano y se pone tarde. Porque semejante alegría y júbilo externo de la Naturaleza es el mejor acompañante de nuestra devoción a Aquella que es la Rosa Mística y Casa de Dios.

Alguien podría decir, «cierto, pero a menudo el tiempo es desapacible en el inclemente mayo». Nada que objetar, pero aún así, nadie puede negar que al menos sea el mes de la promesa y de la esperanza. Aunque el tiempo sea malo, es el mes que inicia y preludia el verano. Sabemos, que aunque mayo sea desagradable, el buen tiempo llegará tarde o temprano. Como dice el profeta, el esplendor y la belleza «corre al cumplimiento y no fallará, si tarda espérala, porque en verdad ha de acaecer, no se retrasará».

Mayo es el mes, si no de la consumación, al menos de la promesa, ¿no es este el sentido en el que más propiamente recordamos a la Santísima Virgen María, a quien dedicamos el mes?

El profeta dice: «un vástago saldrá del tronco de Jesé, una flor surgirá de sus raíces». ¿Quién es esa flor si no Nuestro Señor?, ¿quién es el tronco, o el hermoso tallo o planta de la cual crece la flor, sino María Madre del Señor, María Madre de Dios?

Fue profetizado que Dios vendría a la Tierra. Cuando el tiempo llegó a su plenitud, ¿cómo fue anunciado? Fue anunciado por el Ángel a María: «Salve, la llena de gracia», dijo Gabriel, «el Señor está contigo, bendita tú entre las mujeres». Ella era la promesa segura de la venida del Salvador, y por todo esto, mayo es especialmente distinguido como su mes.

Cardenal J. H. Newman, Meditations and Devotions, 1893.

Otras notas históricas

Para los amantes de la desmitificación, ya sabemos que el mes de mayo está dedicado a las diosas de la fecundidad desde antiguo, en Grecia a Artemisa; en Roma a Flora, la diosa de los jardines, las flores o la primavera. Los romanos celebraban los ludi florarles al término del mes de abril implorando la intercesion de Flora.

Como es habitual, para los desmitificadores, esto supondría un origen pagano del mes de mayo y de la devoción a la Virgen. No voy a extenderme hoy en esta cuestión; recomiendo leer Hipótesis sobre María, de Messori,explica muy bien lo que supone subsumir las fiestas antiguas en la liturgia cristiana. No es desdoro, ni símplemente una cristianización de costumbres paganas, es un et-et, es sumar a la propia naturaleza humana ese plus de divinidad. Tendremos tiempo para rescatar esas agudas observaciones.

Hay testimonios antiguos de la dedicatoria del mes de mayo a la especial devoción a Nuestra Madre. Por un lado el Tricesimun (los treinta días de devoción a la Virgen) de origen desconocido, en cualquier caso anterior al siglo doce, o el «Ben venna Mayo» de las Cántigas de Alfoso X el Sabio, que constata que mayo ya se le dedicaba a la Virgen al menos en España.

MARIA

Breve reflexión para cada día

Documentos adjuntos

Mayo para mirar a María

« mayo de 2018 »
L M M J V S D
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3
 

Próximamente...