Portada | Mapa del sitio | Contacto

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Enregistrer au format PDF | Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Navidad 2014 - 15


FELIZ AÑO NUEVO

ORACION FINAL Y PRINCIPIO DE AÑO

Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.

Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado. Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad.

Amén

12 campanadas para el nuevo año Para el nuevo año te ofrecemos doce frases, como doce campanadas:

1.Agradece el pasado como don de Dios.

2.Vive el presente con esperanzas y creatividad.

3.Di "sí" al paso de Dios por tu vida.

4.Confía, Dios te encomienda cosas grandes.

5.Valora lo pequeño, llegarás a lo grande.

6.Mira a la vida con sencillez y amor.

7.Ten buen humor, pase lo que pase.

8.Perdona y pide perdón.

9.Haz algo por el otro y serás feliz.

10.Atento, Dios te habla cada día.

11.Dios cuenta contigo.

12.Ama la vida, ama al mundo, ama a Dios.

QUE DIOS TE BENDIGA HOY Y SIEMPRE

FLOR DE PASCUA

Érase una vez una pobre niña mexicana llamada Pepita, que no tenía un regalo que dar al Niño Jesús la noche de Navidad. Mientras Pepita caminaba, triste, a la capilla, su primo Pedro intentó animarla. “Pepita”, le dijo, “estoy seguro de que incluso el regalo más pequeño, si se lo hace alguien que le quiere, pondrá muy contento a Jesús". Sin saber aún qué le iba a regalar, Pepita cogió un pequeño puñado de hierbajos del borde del camino y los juntó en un ramo. Tener sólo ese pequeño regalo que darle a Jesús hacía avergonzarse a Pepita. Pero mientras seguía en la capilla hasta el altar, recordó lo que Pedro le había dicho. Sintiéndose un poco mejor, se arrodilló y dejó el ramito al final del belén.

Sorprendentemente, el ramo de hierbajos se transformó en brillantes flores rojas,

quienes lo vieron se convencieron de que habían asistido a un milagro. Por ello, desde esa Nochebuena en adelante, la brillante poinsettia de flores rojas se conoce como Flores de Pascua o de Nochebuena. Yo estoy aún dudando en regalar algo de verdad especial al Niño Jesús en Nochebuena. Como Pepita, siento que realmente no tengo nada que ofrecer –o por lo menos, nada de lo que me gustaría. Me gustaría hacer un esfuerzo super-hiper-mega-espectacular. En cambio, todo lo que tengo es algo corriente–, un puñado de hierbas del camino. Leyenda o no, sé que las palabras de Pedro son ciertas. Incluso el más pequeño regalo, si lo hace alguien con amor, pondrá a Jesús contento. Si yo le entrego mi pequeñez al Señor y le llevo mi patético ramito en Navidad, milagrosamente se transformará en brillantes flores rojas. Y Jesús será feliz. Tomado de Aleteia

MENÚ DE NOCHEBUENA

INGREDIENTES:

FAMILIA (es aquí donde todo comienza) AMIGOS (nunca deben faltar) PACIENCIA (la mayor cantidad posible) LAGRIMAS (secarlas todas) SONRISAS (las más variadas) PAZ (en gran cantidad) PERDÓN (muchísimo y de diversas maneras) ENEMIGOS (de ser posible, ninguno) ESPERANZA (no perderla jamás) CORAZÓN (mientras más grande, mejor!) AMOR (puede abusar) CARIÑO (importante!!!) SUEÑOS E ILUSIONES (todos los que tengas) AGRADECIMIENTO (por nada del mundo podría faltar) DIOS (es la esencia de la receta)

MODO DE PREPARAR: Reúne a tu familia y tus amigos. Olvídate de los momentos de rabia y desesperación pasados. Si necesitas, usa toda tu paciencia. Seca las lágrimas y sustitúyelas por sonrisas. Junta la paz y el perdón y ofrécelo a tus enemigos. Deja que la esperanza crezca en tu corazón. Agregar a la mezcla anterior, todo el amor y el agradecimiento que tengas y muchísimas ganas y cariño. Poco a poco ve incorporándole a la receta, tus sueños y tus ilusiones. Y colocándolo al calor de tus esperanzas, encomienda todo a Dios.

RECORDAR: No siempre los ingredientes de la vida son gustosos, por lo tanto hay que saber mezclarlos como se van ofreciendo y presentando, y hacer con todo un plato de buen sabor. ...Y no se olviden de tener cerca todos los días esta receta. Aunque algunos ingredientes en estos tiempos parecen difíciles de conseguir podemos obtenerlos con un poco de esfuerzo y si mezclamos bien nuestro plato será único e inolvidable.

Entonces:

¡Manos a la obra!

Puedes empezar hoy y recordar siempre este día ya que es posible renacer y hacer de nuestra vida una vida diferente... No depende de otros... No depende de lo que tengas o de lo que te falta... Solamente depende de ti y de tu amor por la Familia.

EN EL PESEBRE

Se nos mezclan en la imaginación la ternura y la pobreza, el frío y la calidez, la emoción y el miedo. Todo depende de dónde ponga uno el acento, si en una contemplación realista de la escena (un parto poco menos que a la intemperie), o en una mirada espiritual a la buena noticia escondida tras la miseria (el Dios niño que viene a darle la vuelta a la lógica del mundo). Y es que algo de todo esto hay en el pesebre: el dolor y la dicha, la cruz y la cara.

En el pesebre… - La cruz

«Y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no habían encontrado sitio en la posada.» (Lc 2, 7)

Que ya desde el Nacimiento se apunta esa cruz de la historia, de la vida, de la encarnación. Dios que se hace muy pequeño, y no elige para nacer los salones de gala, las clínicas modernas o los hospitales llenos de seguridades de nuestros tiempos; elige un tiempo de pobreza, y un lugar al margen del imperio. Elige una familia humilde. Elige la incertidumbre frente a tenerlo todo asegurado. Porque sabe que solo ahí, en la cuneta de los caminos, tendrán acceso a él los desheredados de la historia. Y esa ser, una y otra vez, su manera de estar en la vida y en el mundo. En los márgenes. En el pesebre…

Piensa, por un instante, en la dificultad, la sombra, la «cruz» de la Navidad… Para no caer en una visión edulcorada del compromiso de Dios con nosotros.

En el pesebre… - La cara

«El ángel les dijo: No temáis. Mirad, os doy una Buena Noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy os ha nacido en la Ciudad de David el Salvador, el Mesías y Señor.» (Lc 2, 10-11)

Pero Jesús no nace en soledad. Nace rodeado de gente buena. Gente que comprende lo que es el compromiso, la pasión, la entrega, el amor. Porque al final de eso se trata todo esto, del Amor. Así, con mayúsculas. El amor que es Dios mismo. El amor que viene a anunciar a un mundo que se ha atascado en odios, rivalidades, opresión y rencores. Como en tantas épocas. El anuncio sigue siendo necesario. Como necesario es el amor. Y resulta que al final de eso va la Navidad. No de fiestas, risas de lata, zambombas o comilonas. Va de amor. Amor que es capaz de apostarlo todo por los suyos. Amor incondicional, definitivo, eterno. Amor que no deja de creer en nosotros. Ese es el mayor milagro.

¿Qué es para ti la «cara» de la Navidad? ¿Qué buena noticia vives?

LA NOSTALGIA DE LA NAVIDAD

La Navidad es una fiesta llena de nostalgia. Se canta la paz, pero no sabemos construirla. Nos deseamos felicidad, pero cada vez parece más difícil ser feliz. Nos compramos mutuamente regalos, pero lo que necesitamos es ternura y afecto. Cantamos a un niño Dios, pero en nuestros corazones se apaga la fe. La vida no es como quisiéramos, pero no sabemos hacerla mejor.

No es sólo un sentimiento de Navidad. La vida entera está transida de nostalgia. Nada llena enteramente nuestros deseos. No hay riqueza que pueda proporcionar paz total. No hay amor que responda plenamente a los deseos más hondos. No hay profesión que pueda satisfacer del todo nuestras aspiraciones. No es posible ser amados por todos.

La nostalgia puede tener efectos muy positivos. Nos permite descubrir que nuestros deseos van más allá de lo que hoy podemos poseer o disfrutar. Nos ayuda a mantener abierto el horizonte de nuestra existencia a algo más grande y pleno que todo lo que conocemos. Al mismo tiempo, nos enseña a no pedir a la vida lo que no nos pueda dar, a no esperar de las relaciones lo que no nos pueden proporcionar. La nostalgia no nos deja vivir encadenados sólo a este mundo.

Es fácil vivir ahogando el deseo de infinito que late en nuestro ser. Nos encerramos en una coraza que nos hace insensibles a lo que puede haber más allá de lo que vemos y tocamos. La fiesta de la Navidad, vivida desde la nostalgia, crea un clima diferente: estos días se capta mejor la necesidad de hogar y seguridad. A poco que uno entre en contacto con su corazón, intuye que el misterio de Dios es nuestro destino último.

Si uno es creyente, la fe le invita estos días a descubrir ese misterio, no en un país extraño e inaccesible, sino en un niño recién nacido. Así de simple y de increíble. Hemos de acercarnos a Dios como nos acercamos a un niño: de manera suave y sin ruidos; sin discursos solemnes, con palabras sencillas nacidas del corazón. Nos encontramos con Dios cuando le abrimos lo mejor que hay en nosotros.

A pesar del tono frívolo y superficial que se crea en nuestra sociedad, la Navidad puede acercar a Dios. Al menos, si la vivimos con fe sencilla y corazón limpio.

J.A. Pagola

MENSAJE DE DIOS AL HOMBRE

Querido hombre: Con gozo y alegría te comunico que ha llegado el tiempo, se ha cumplido la espera anunciada desde antiguo, ¡y ésta es la noticia!: os envío a mi Hijo.

Alegraos todos, poneos de fiesta porque hoy el cielo y la tierra se unen.

Decidlo a todos; anunciadlo por todos los rincones; pregonadlo allí donde hay desesperación y miedo: mi Hijo ha puesto su morada y ha establecido para siempre su domicilio en la ciudad de los hombres.

Lleva un mensaje de paz y de alegría. Lleva en su corazón todo lo mejor de mi corazón de Dios. Lleva en sus labios la palabra que los afligidos esperaban. Lleva en sus manos la bendición y la ayuda que muchas manos de hombres esperaban. Lleva en su mirada la profundidad del rostro de Dios.

Hombres, abrid los ojos, levantad la mirada: con vosotros está. ¡Reconoced al que ha salido del cielo para abrir las puertas cerradas! Desde ahora todo lo mejor ya es posible en la tierra. Desde ahora la tierra ya es también la “casa de Dios”, porque en ella habita mi Hijo,al que os envío.

No tembléis, hombres, ante esta presencia. Alegraos.

El Hijo que os envío es Salvador. Su presencia es sencilla. Ya podéis mirar a Dios, queridos hombres, sin miedo a morir. Ya podéis entablar un nuevo diálogo conmigo, según Él os enseñe.

Hombres, sabedlo, toda mi imaginación de Dios, todo mi amor reiterado desde antiguo… está concentrado en este Hijo, el recién nacido de Belén.

Vosotros, los sencillos, los que esperáis todo porque el corazón no está agostado por las cosas, sed los primeros en ir a Él y en reconocerlo… y cantad y proclamad: “Grande es el Dios de nuestros padres.”

Querido hombre, desde ahora, cuando quieras saber algo de mí no tienes más que ir a Él. Desde ahora, cuando el peso de tus cadenas te sea insoportable… no tienes más que ir a Él. Yo soy así. Yo, Dios, hago las cosas así: en la fragilidad de este Niño está todo mi poder de Dios. Creedlo. En este Niño recién nacido está la salvación y la Palabra final de Dios. Abrid, hombres, vuestros ojos; abrid vuestros oídos; abrid vuestro corazón; abrid vuestra esperanza… Abríos a esta novedad, hombres de todos los pueblos del mundo.

Este es el mensaje en esta noche. Está permitida la alegría. Está permitido soñar. Está permitido creer en la paz para los hombres… Está permitido creer que lo imposible será posible. Está permitido dar gracias y cantar… Hombres, en esta noche os está permitido mirar al sol en medio de la noche.

Yo, Dios, os comunico esto para que lo reconozcáis y caminéis como hombres razonables. Yo, Dios, os hablo estas cosa para que lo reconozcáis en la sencillez de un pesebre y en la soledad y silencio de esta noche. El grande, el que esperaron los profetas, el anunciado desde antiguo está ya entre vosotros. ¡Paz a los hombres que aman el nombre de Dios!.

Yo, Dios, os lo digo y lo hago. Yo, Dios, os lo anuncio.

DEJA TUS REDES Y REZA

Deja tus redes y reza Jesús sigue naciendo en nuestra vida cada día, en cada acontecimiento. Hoy queremos unirnos a todos los hombres y mujeres de este mundo, especialmente a los más desfavorecidos. A aquellos en los que Dios se manifiesta de forma especial…

Hace ya más de 24 años que, llegando las fechas de Navidad, entonamos de nuevo esa antigua canción de José Luis Perales: “Navidad es Navidad”… Se ha convertido en slogan navideño para aquellos que deseamos un mundo mejor y para aquellos a los que la Navidad toca especialmente el corazón queriendo recordar situaciones de nuestro mundo en las que queremos que Jesús de nuevo vuelva a nacer.

Hoy esta canción resuena por dentro con toda la novedad del momento. Sus acordes se acompasan en la actualidad de nuestra historia..

La tierra se alegra y se entristece la mar, ese mar azotado por los huracanes, desbordado por el viento impetuoso que hace de las aguas serenas y tranquilas un oleaje devastador.

¡Dejan sus redes y rezan tantos y tantos habitantes de las costas tropicales que lo han perdido todo! ¡Tantos niños visitados por Katrina, Wilma, Alpha… que vieron cómo se marchaban sus familiares más cercanos!

¡Miran la estrella pasar los tripulantes de las pateras que, cargados de esperanza y miedo, se lanzan a la aventura de buscar una vida más digna y justa!

Hacen en su barco un altar los subsaharianos que se preparan para el asalto de la muralla que les conducirá a un país en el que reine la paz y prosperidad. Tantas personas sencillas y humildes que hacen de Jesús, niño y pobre, elemento fundamental en el camino de cada día.

Las noches blancas de hospital desean dejar su llanto en la noche de navidad pero el dolor y la pérdida de los seres más queridos hacen que su llanto se prolongue. Hospitales africanos, asiáticos, latinoamericanos… que carecen de los elementos básicos para atender a los cientos de personas enfermas que alargan sus manos esperando encontrar una mano amiga cargada de ayuda y solidaridad.

Deseo decirles a los caminantes sin hogar, que vengan a mi casa esta noche, la casa de un mundo que albergue a todos por igual sin distinción de raza o color, de posición económica o social. Una casa de puertas abiertas a compartir amor y felicidad.

Caminante refugiado, caminante doliente, deja tu alforja llenar de esperanza, de confianza en que este mundo puede cambiar. Que las riquezas pueden ser repartidas equitativamente y… que la mayor riqueza reside en nuestro interior, esa que nadie nos puede quitar. Si miras hacia atrás sufres, si miras hacia delante te entristeces, pero si miras a los lados verás a Jesús caminando contigo acompañando todo lo que vives y eres.

¡Ven soldado, vuelve ya!, para sanar tus heridas, para prestarte esa paz que deseas encontrar en Irak y en tantos pueblos donde la violencia se adueña de nuestros corazones. Donde es más importante el dinero conseguido con la exportación de armas que la vida humana, donde la violencia se alza como bandera de las naciones queriéndonos recordar que la persona no cuenta, que el dinero es el rey.

Si escuchamos el mensaje, dejaremos el odio y construiremos la paz que une a los pueblos y a las personas. Iremos con Él en Navidad, en verano y en pascua, porque Él será el centro que nos mueva a vivir en armonía y fraternidad.

Que las notas de esta canción sigan haciendo eco en este nuestro mundo, tan dividido y fragmentado. Que cuidemos la tierra que Dios nos ha dado colaborando y mimando cada una de sus criaturas.

Que seamos artífices de la paz en nuestro entorno más cercano y también en el más lejano.

Que no cerremos los ojos ante la llegada de la navidad pensando en luces de colores y árboles decorados de bonitas figuras. Que nuestra figura principal y central sea la de un Dios hecho niño que se hizo débil con el débil y humilde por siempre jamás.

Encar_AM Publicado por Reflejos de Luz Pastoral

UNA ESTRELLA TE ENSEÑARÁ EL CAMINO

MP3 - 7.9 MB

CUMPLEAÑOS DE JESÚS

MP3 - 3.2 MB
Cumpleaños de Jesús

Como sabrás nos acercamos nuevamente a la fecha de mi cumpleaños, todos los años se hace una gran fiesta en mi honor y creo que este año sucederá lo mismo.

En estos días la gente hace muchas compras, hay anuncios en el radio, en la televisión y por todas partes no se habla de otra cosa, sino de lo poco que falta para que llegue el día.

La verdad, es agradable saber, que al menos, un día al año algunas personas piensan un poco en mi. Como tú sabes, hace muchos años que comenzaron a festejar mi cumpleaños, al principio no parecían comprender y agradecer lo mucho que hice por ellos, pero hoy en día nadie sabe para que lo celebran. La gente se reúne y se divierte mucho pero no saben de qué se trata.

Recuerdo el año pasado al llegar el día de mi cumpleaños, hicieron una gran fiesta en mi honor; pero sabes una cosa, ni siquiera me invitaron. Yo era el invitado de honor y ni siquiera se acordaron de invitarme, la fiesta era para mí y cuando llego el gran día me dejaron afuera, me cerraron la puerta. Y yo quería compartir la mesa con ellos! (Apocalipsis 3,20).

La verdad no me sorprendió, porque en los últimos años todos me cierran las puertas. Como no me invitaron, se me ocurrió estar sin hacer ruido, entré y me quedé en un rincón. Estaban todos bebiendo, había algunos borrachos, contando chistes, riéndose a carcajadas. La estaban pasando en grande, para colmo llegó un viejo gordo, vestido de rojo, de barba blanca y gritando: "JO JO JO JO", parecía que había bebido de mas, se dejó caer pesadamente en un sillón y todos los niños corrieron hacia él, diciendo " SANTA CLAUS" "SANTA CLAUS" como si la fiesta fuera en su honor!

Llegaron las doce de la noche y todos comenzaron a abrazarse, yo extendí mis brazos esperando que alguien me abrazara. Y ¿sabes?, nadie me abrazó. Comprendí entonces que yo sobraba en esa fiesta, salí sin hacer ruido, cerré la puerta y me retiré.

Tal vez crean que yo nunca lloro, pero esa noche lloré, me sentía destruido, como un ser abandonado, triste y olvidado.

Me llegó tan hondo que al pasar por tu casa, tú y tu familia me invitaron a pasar, además me trataron como a un rey, tú y tu familia realizaron una verdadera fiesta en la cual yo era el invitado de honor, además me cantaron las mañanitas; hacia tiempo que a nadie se le ocurría hacer eso. Que DIOS bendiga a todas las familias como la tuya, yo jamás dejo de estar en ellas en ese día y todos los días.

También me conmovió el pesebre que pusieron en un rincón de tu casa. ¿Sabías que hay países que se esta prohibiendo poner nacimientos? Hasta lo consideran ilegal. ¿A donde ira a parar este mundo? Otra cosa que me asombra es que el día de mi cumpleaños en lugar de hacerme regalos a mí, se regalan unos a otros. ¿Tú que sentirías si el día de tu cumpleaños, se hicieran regalos unos a otros y a ti no te regalaran nada?.

Una vez alguien me dijo: ¿Cómo te voy a regalar algo si a ti nunca te veo? Ya te imaginaras lo que le dije: Regala comida, ropa y ayuda a los pobres, visita a los enfermos a los que están solos y yo los contaré como si me lo hubieran hecho a mí (Mat.- 25,34-40)

Cada año que pasa es peor, la gente sólo piensa en las compras y los regalos, y de mí ni se acuerdan... Probablemente así hablaría JESUCRISTO Por eso, VIVE verdaderamente esta Navidad!!!

10 ACTITUDES ANTE EL NACIMIENTO DE JESÚS

1.- Silencio: “Cuando la noche mediaba su carrera, y un silencio en calma lo envolvía todo, tu Palabra se precipitó sobre la tierra”.

2.- Contemplación: “María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”. “Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios”. “La Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad”.

3.- Adoración: al introducir en el mundo al primogénito, dice: «Adórenlo todos los ángeles de Dios.» “Nos ha amanecido un día sagrado: venid, naciones, adorad al Señor, porque hoy una gran luz ha bajado a la tierra.” 4.- Cánticos: Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor, toda la tierra; cantad al Señor, bendecid su nombre.

5.- Prontitud y obediencia: Vamos derechos a Belén, a ver eso que ha pasado y que nos ha comunicado el Señor. Fueron corriendo y encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre.”

6.- Alabanza y acción de gracias: “Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho”. Apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que Dios ama».”

7.-Ternura: “Encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.

8.- Amor: “La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.” Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.

9.- Conocimiento de Dios: “Este es de quien dije: «el que viene detrás de mi pasa delante de mi, porque existía antes que yo». Pues de su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia: porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: El Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.”

10.- Testimonio: ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae la buena nueva, que pregona la victoria!

Ángel Moreno de Buenafuente

SALUDO NAVIDEÑO EN 54 LENGUAS DISTINTAS

África- Geseende Kerfees en ’n gelukkige Albania- Gëzuar Krishlindjet Vitin e Ri! Alemania- Fröhliche Weihnachten und ein glückliches Neues Jahr! Armenia- Shenoraavor Nor Dari yev Soorp Janunt Asturias- Bones Navidaes & Gayoleru anu nuevu! Bélgica- Zalige Kertfeest Brasil- Feliz Natal! Feliz Ano Novo! Bulgaria- Tchestita Koleda i Shtastliva Nova Godina Catalunya- Bon Nadal i feliç any nou! Croacia- Sretan Bozic Dinamarca- Glædelig Jul og godt nytår Eslovenia- Srecen Bozic Egipto- Colo sana wintom tiebeen English- Merry Christmas o Happy Christmas and a Happy New Year Esperanto- Gajan Kristnaskon & Bonan Novjaron Eslovenia- Srecen Bozic España- Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo Estonia- Rõõmsaid Jõulupühi ja Head uut aastat Finlandia- Hauskaa Joulua Francia- Joyeux Noël et Bonne Année! Gales- Nadolig Llawen Galícia- Bon Nadal e Bo Ani Novo Grecia- Kala Christougenna Ki’eftihismenos O Kenourios Chronos Hebreo- Mo’adim Lesimkha Hispanoamérica- Felices Pascuas, Feliz Navidad Holanda- Hartelijke Kerstroeten Hungria- Kellemes karácsonyi ünnepeket és Boldog újévet! Indonesia- Selamat Hari Natal & Selamat Tahun Baru Iraq- Idah Saidan Wa Sanah Jadidah Irlanda- Nodlig mhaith chugnat Italia- Buon Natale e Felice Anno Nuovo Japón- Shinnen omedeto. Kurisumasu Omedeto Latín- Pax hominibus bonae voluntatis Lituania- Linksmu Kaledu ir laimingu Nauju metu Luxemburgo- Schéi Krëschtdeeg an e Schéint Néi Joer Malasia- Selamat Hari Natal dan Tahun Baru México- Feliz Navidad Nueva Zelandia (Maorí)- Meri Kirihimete Noruega- Gledelig Jul País Vasco- Zorionak eta Urte Berri On! Polonia- Boze Narodzenie Portugal- Boas Festas e um Feliz Ano Novo Rumania- Craciun fericit si un An Nou fericit! Rusia- Pozdrevlyayu s prazdnikom Rozhdestva i s Novim Godom Serbia- Hristos se rodi Somalia- ciid wanaagsan iyo sanad cusub oo fiican. Suecia- God Jul och Gott Nytt År Tahiti- Ia ora i te Noere e ia ora na i te matahiti ’api Tailandia- Sawadee Pee mai Turquía- Noeliniz Ve Yeni Yiliniz Kutlu Olsun Ucrania- Veseloho Vam Rizdva i Shchastlyvoho Novoho Roku! Valencia- Bon Nadal i millor any nou Vietnam- Chung Mung Giang Sinh - Chuc Mung Tan Nien

ACÉRCATE A BELÉN

Acércate a Belén a escuchar ese evangelio que se te anuncia también a ti, esa buena y gran noticia que cada ser humano puede repetir con asombro: "Nos ha nacido un Salvador". Es Dios quien te lo dice, para que no lo dudes. Te lo dice y te da pruebas. Acércate a Belén a escuchar, para que esa música, que fue la banda sonora de la vida de Jesús, vaya haciéndose también la banda sonora de tu vida, y te dé alegría y paz, y te sepa llevar a donde fue él. Acércate a Belén a dejarte querer, a aceptar que estén dirigidas también a ti las palabras que oyeron los pastores: "Paz a los hombres a quien ama el Señor". Siéntete envuelto en esa complacencia de Dios; experimenta la alegría de caerle bien, de ser objeto de su amor gratuito. Acércate a Belén a recibir esa gran alegría que es para todo el pueblo: imagina tu vida como comunicación y contagio de ese gozo destinado a llegar a todos. Siente sobre ti la fuerza del Espíritu que te envía a dar la Buena Noticia a los pobres. Acércate a Belén a mirar y a asombrarte, a transformar la imagen que tienes de Dios: "Dios es ese niño”. La comunicación de Dios “se ha hecho debilidad humana y ha plantado su tienda entre nosotros". Acércate a Belén a tocar la debilidad de Dios, a experimentar cómo, en medio de un mundo tenso, hostil, cerrado, él hace presente su ternura, su accesibilidad total, en el cuerpo de un niño que se pone en nuestras manos. Hazte consciente de que cada vez que tocas tu propia debilidad o la de tus hermanos estás aprendiendo a tocar la debilidad de Dios.

Documentos adjuntos

Navidad 2014 - 15

« mayo de 2018 »
L M M J V S D
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3
 

Próximamente...