Portada | Mapa del sitio | Contacto

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Enregistrer au format PDF | Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

¿Por qué te acongojas alma mia?


¿Por qué te acongojas, alma mía, por qué te me turbas? Espera en Dios que volverás a alabarlo. (Sal 41) Refúgiate en mí, que yo te protegeré. Yo soy tu bien, la copa con la que brindas, y la parte de la herencia que te corresponde. Tu suerte está en mi mano. Yo te aconsejo, incluso cuando no te das cuenta. Hasta de noche te instruyo, internamente, y despierto en ti intuiciones de un bien posible, de una justicia auténtica, de una verdad inmortal. Tú no me olvides. Tenme presente y, conmigo cerca, no vacilarás. Deja que se alegren tu corazón y tus entrañas. Deja que tu cuerpo descanse sereno. No temas a la muerte o a la derrota, porque yo te abrazaré en ambas y te salvaré. Yo te enseñaré el sendero de la vida, haré que seas feliz en mi presencia, y que tu alegría, conmigo, dure para siempre.

Documentos adjuntos

¿Por qué te acongojas alma mia?

« octubre de 2020 »
L M M J V S D
28 29 30 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1
 

Próximamente...