Portada | Mapa del sitio | Contacto

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Enregistrer au format PDF | Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

¡¡¡RESUCITO!!! ¡¡¡ALELUYA!!!


Madre del resucitado, mujer de entereza y fortaleza; Virgen de la fidelidad en medio del dolor y la muerte; Lámpara que permaneciste encendida cuando muchas se apagaron; Llama encendida que contagiaste ilusión; Mujer valiente y orante que siempre creíste a tu Hijo. LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL. Hija del Padre que cantaste las maravillas del Dios de la historia que se pone de parte de los pobres y excluidos; Mujer nunca resignada ante lo injusto y lo adverso, pero siempre dispuesta a ver en todas las cosas el paso salvador de Dios; Caminante discreta que seguías los pasos de tu Señor y Mesías sin querer robar el protagonismo a los apóstoles de tu Hijo: LLENA NUESTRA CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL.

Mujer heroica por tu saber estar, tu saber hablar y tu saber callar; Mujer paciente que sabes que las cosas de calidad maduran con el tiempo, y que al corazón humano no le sirven las prisas y desesperos; Hermana y amiga que sabes guardar secretos y que sabes, también, contarle las cosas nuestras a tu Hijo mejor que nosotros mismos por tu delicadeza y finura: LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL.

Santa María, misionera empedernida, que sobre una columna dicen que animaste al bueno de Santiago que quería regresar a Jerusalén derrotado ante la dificultad de la misión; Peregrina y emigrante que tuviste que refugiarte en Egipto hasta la muerte de Herodes, y cambiaste de residencia para vivir tu vejez con tu nuevo hijo, el discípulo amado; Mujer ligera de equipaje a quien pudo transportar los ángeles en tu peregrinaje definitivo al Cielo: LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL.

Virgen del rosario y la letanía, que has escuchado tantas oraciones nuestras, unas bien hechas y otras cansadas y somnolientas; Madre de tantas ermitas, parroquias y santuarios, que has visto multiplicarse tu nombre en infinidad de advocaciones, porque todos te consideramos nuestra, y a todos atiendes y esperas; Reina, cuya única corona somos cada uno de nosotros, y que te llenas de luces cuando nos ves alegres y felices; puerta siempre abierta, y teléfono sin contestador, que no sabes de horarios y de citas previas y que nunca bostezas cuando te hablamos y te contamos nuestras miles de batallas: LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL.

Espejo de justicia y santidad, que no te gusta la mentira, la doblez de corazón, el disimulo, la murmuración o la envidia; Trono de sabiduría que aguantas nuestros mantos y nuestras joyas, pero que encauzas nuestra generosidad hacia tus hijos más pobres, cuidadora solícita de las familias que nutres nuestros hogares de ternura y compasión; fortaleza de enfermos que sabes estar cerca de quien se le mueve los cimientos de la vida cuando aparece la enfermedad o la posible muerte. LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL.

Madre e hija de la Iglesia, que quieres que seamos comunidades abiertas, acogedoras y solícitas; que mantienes las llamas de nuestros cirios siempre encendidos… LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL.

¡¡¡RESUCITO!!! ¡¡¡ALELUYA!!!

« diciembre de 2018 »
L M M J V S D
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6
 

Próximamente...