Portada | Mapa del sitio | Contacto

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Enregistrer au format PDF | Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Virginidad, vocación y amor.


Virginidad, vocación y amor.

La virginidad es una vocación al amor: hace que el corazón sea más libre para amar a Dios y servir mejor a su Reino. Fuera de este contexto de amor por Dios y oración, la virginidad no tiene sentido y, por lo tanto, el Espíritu llama a las personas consagradas a una conversión constante para vivir su vocación. Sin duda, implica una renuncia a la forma típica de amor al matrimonio, tiene una dimensión de sacrificio, pero adquiere en un nivel más profundo el dinamismo inherente a la sexualidad, en la apertura oblativa a los demás. La persona consagrada, en las diversas formas de vida despertadas por el Espíritu a través de la historia, experimenta la verdad del amor de Dios de una manera más inmediata y profunda, se coloca bajo la cruz de Cristo (Exhortación apostólica de San Juhnan Paul II). Vida consagrada n 24). Se renuncia a la fecundidad biológica, pero no a la actitud global de apertura a la vida y fructificación espiritual.

Supongamos que te concentras en Dios y en su amor, con una rica e intensa vida de oración, que sabe pronunciar la frase de San Agustín: nos hiciste para ti, Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti. pero quién también sabe cómo establecer vínculos emocionales profundos con las personas con las que interactúa. La virginidad tiene sentido desde el Evangelio y es particularmente necesaria en nuestro mundo hedonista como testimonio. en virginidad y celibato La castidad mantiene su significado original, es decir, el de una sexualidad humana vivida como una manifestación auténtica y un servicio precioso al amor a la comunión y la donación interpersonal (Exhortación apostólica de San Juan Pablo II). Pastores dabo vobis n 29).

El ambiente a menudo tiene más disponibilidad de tiempo, dinero, afecto y amistad. Puedes darte compromisos más absorbentes e incluso peligrosos. Su vida le pertenece solo a él y a Cristo y por lo tanto es ms libre servir. El celibato es un signo de confianza en la libertad moral del hombre. Aunque es útil que haya personas que se dediquen a una tarea durante dos o tres años, más que nunca personas que se entreguen por completo, ya que hay vocaciones que requieren la persona en su totalidad. Tiene una mayor posibilidad de donación y eficiencia para cumplir con ciertos cargos y comisiones. Siempre implica una actitud de disponibilidad y servicio a los demás y nunca debe basarse en el mero egoísmo y la comodidad, ni es para personas inmaduras, incapaces de enfrentar las dificultades de la vida. Por lo tanto, debe estar más abierto al cambio, a la disponibilidad y si su castidad se vive de manera positiva, es una actitud activa, de confianza y libre. Humanamente, lo importante es integrar la sexualidad en toda la personalidad, una integración que se puede lograr no solo con la sexualidad sexual activa, sino que también se puede realizar en forma de servicio y entrega para el bien de los demas

No debemos confundir la virginidad con el vicio de falta de sensibilidad, quien incumple contra la castidad, o cree que la castidad disminuye a la persona humana, y aunque es cierto que el hombre virgen deja de desarrollar un conjunto de valores, Es desarrollar otros superiores. Es una actitud creativa de realización de un valor, incluso si requiere la supresión de otro tan bueno y deseable como el amor conyugal. Todos somos limitados y nuestro progreso significa elegir, es decir, elegir valores y renunciar a los demás. Pero en el campo de formación, Debemos asegurarnos de que esto sea lo más amplio y permanente posible y cubra todas las áreas de la vida cristiana, sin olvidar lo de la cultura y las ciencias humanas, permitiéndonos ser desafiados por la Palabra revelada y los signos de los tiempos. Para que la gente viva de una manera madura, se necesita sublimación, un proceso mediante el cual el hombre pone al servicio de tareas más elevadas una fuerza de su personalidad que originalmente se dirige hacia otros objetivos.

Pedro Trevijano

TOMADO AQUI

Virginidad, vocación y amor.

« julio de 2019 »
L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4
 

Próximamente...