El Barbero y Dios

Nov 18, 2011 | Oración y reflexión

COMPARTE:

EL BARBERO Y DIOS

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con la persona que le atendía. Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas. De pronto tocaron el tema de Dios y el barbero dijo:

 Fíjese caballero que yo no creo que Dios exista, como usted dice.

 Pero, ¿por qué dice usted eso? – preguntó el cliente.

 Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe. O dígame, ¿acaso si Dios existiera habría tantos enfermos, tantos niños abandonados? Si Dios existiera no habría sufrimiento, ni odio, ni guerras… Yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.
El cliente se quedó pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión. El barbero terminó su trabajo y el cliente salió de la tienda. Nada más salir de la peluquería, vio en la calle a un hombre con la barba sucia y el cabello largo, lleno de greñas. Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero.

 ¿Sabe una cosa?, los barberos no existen.

 ¿Cómo que no existen? – preguntó el barbero – si aquí estoy yo, y soy barbero.

 ¡No! -dijo el cliente – no existen, porque si existieran no habría personas con el pelo sucio y la barba tan grasienta como la de ese hombre que va por la calle.

 ¡Ah!, los barberos sí existen, lo que pasa es que esas personas no vienen a mí.

 ¡Exacto! -dijo el cliente – Ahí está la respuesta a su pregunta. Dios sí existe; lo que pasa es que las personas no van a Él ni quieren seguir su mensaje. Por eso hay tanto dolor y tanta maldad en el mundo.

Entradas recientes