La fiesta que celebramos hoy nos invita a saber ver, más allá
«El Señor está en la humildad, el Señor es como aquel niño humilde, que huye de la ostentación,…
Este modo de “ver” que trasciende lo visible, hace que nosotros adoremos al Señor, a menudo escondido en las situaciones sencillas, en las personas humildes y marginales.
Se trata pues de una mirada que, sin dejarse deslumbrar por los fuegos artificiales del exhibicionismo, busca en cada ocasión lo que no es fugaz, busca al Señor. 
Nosotros… «no nos fijamos en lo que se ve, sino en lo que no se ve; en efecto, lo que se ve es transitorio; lo que no se ve es eterno» (2 Co 4,18)»
(Papa Francisco 6-1-21)

Volvernos pequeños
Que la vida nos vuelva pequeños,
frágiles, vulnerables.
Que se lleve como agua del río
nuestros secretos orgullos,
nuestras grandes ambiciones.

Que nos conmuevan, como de niños,
las palabras y gestos de ternura,
los sucesos y gritos del dolor.

Desandemos ya los pasos
que nos llevaron equivocadamente
a creernos reyes empinados
sobre todos los valles
y escenarios de este mundo.
¡Cuántos desengaños, traiciones
y magulladuras en nuestro corazón!

Vuélvenos, como en la infancia,
la atención hacia la fantasía,
hacia los secretos del universo,
hacia las cosas anodinas.
Y entre risas, juegos y silencios
perder sin más nuestro tiempo,
y ganar, al fin, nuestra vida.

(Seve Lázaro, sj)

Publicaciones relacionadas

II Domingo TO C

II Domingo TO C

II domingo TO C LECTIO Domingo 2 TO C Resonancias del Evangelio Jesús siempre nos sorprende con la "novedad del Reino", que lejos de descolocarnos, coloca todo, y a cada persona en su lugar.   "Jesús le da a María el nombre de "mujer"... María representa la mujer...