El Sacramento del altar es el Sol de las almas